Años 40. Los Años del Hambre. – 14/12/19

La Garduña Familias Años 40  Atrás

SITUACIÓN INTERNA ESPAÑOLA

Durante los años 40, Francisco Franco comenzó a afianzar los instrumentos que harían que el régimen durase casi 40 años: la represión, la propaganda y los apoyos institucionales y sociales: la Falange (para mantener viva la propaganda del régimen), la Iglesia (que le dio legitimidad moral), el Ejército (eliminando a los agentes no afines y dejando sólo a aquellos fieles) y grupos sociales que le respaldaron: grandes terratenientes, empresarios industriales, financieros y pequeñas burguesías provincianas. Por supuesto la Garduña tuvo también su papel al mantener la parte menos “legal” controlada, esto se tradujo en un férreo control de la misma y en tener que rendir cuentas al régimen a través de la familia Saralegui Mola, además intentó dar una apariencia de democracia parlamentaria promulgando varias leyes como el Fuero de los Españoles, la Ley de Referéndum.

A nivel interno hay que destacar que el fin de la guerra no trajo la paz a los españoles ya que la fuerte represión política obligo a muchas personas a cambiar de comportamientos e ideas; otras simplemente fueron ejecutadas. El temor y la necesidad de trabajar para sustentarse, creó una gran adhesión al régimen que se apoyo en un sistema policial de delaciones, denuncias y venganzas.

Los años 40 son los años de la autarquía. España era una país arruinado a todos los niveles: vidas humanas, infraestructuras, pueblos y ciudades arrasadas. Los sectores ganadero y agrícola fueron los más afectados no sólo por el desgaste por la guerra y el abastecimiento de los frentes sino por la pérdida de los mercados internacionales que compraban fruta y vino españoles. Menor deterioro tuvo el sector industrial al sufrir menos daños en las fábricas textiles catalanas y las industrias pesadas que siguieron ayudando a la reconstrucción del país.

Debido a la ruina de la Hacienda pública hay una subida de los precios y la inflación es gigantesca. Hasta 1942 fueron años de hambre generalizada que provocó un movimiento de reruralización, impulsado por las condiciones de muchas ciudades.
La batalla contra el hambre hizo ingerir variados residuos alimenticios que no fueron suficientes para evitar enfermedades como la tuberculosis, el tifus o la disentería. Se puso en marcha el racionamiento, para repartir equitativamente los escasos alimentos disponibles de primera necesidad, mediante las cartillas de racionamiento. Esto generó un mercado negro impresionante. La gente hacía lo que podía para sobrevivir y el estraperlo se convirtió en la forma de conseguir más alimentos para subsistir.

Para promover la industrialización en España se creó en 1941 el INI que pondría en marcha fábricas de aluminio y nitratos, astilleros, siderúrgicas y refinerías de petróleo. Se nacionalizan las comunicaciones telefónicas, el transporte aéreo (IBERIA) y muchas explotaciones mineras. Para generar trabajo y reconstruir el país, el Estado impulsó muchas obras públicas (pantanos, ferrocarriles..etc.). Como consecuencia de esta política autárquica, casi no existió crecimiento en España, y el sistema productivo español acabó caracterizándose por sus altos costes, fuerte especulación y escasa competitividad.

ESPAÑA Y LA NULA POLÍTICA EXTERIOR

A nivel externo España salió comprometida con las potencias fascistas. Firmó con Hitler el Tratado de Amistad Germano-Español (1939), por la que se comprometió al envío de la División Azul al frente ruso, aunque de cara al exterior, España se mantuvo neutral por la situación de ruina tras la Guerra Civil.
En 1942 se produjo un acercamiento claro entre organismos militares de EEUU y el régimen de Franco, debido al interés de los primeros por contar con apoyos estratégicos en Canarias para sus operaciones en el Mediterráneo y en el norte de África.
El nuevo orden internacional que salió tras la Segunda Guerra Mundial, consideró enemigo al régimen franquista lo que se tradujo en un total aislacionismo: retirada de embajadores, no pertenencia a la ONU y sobre todo, imposibilidad de acceder a los fondos del Plan Marshall lo que marcaría notablemente la economía y recuperación del país.  La respuesta del franquismo al aislamiento internacional fue la introducción de ciertos cambios que lo hicieran más presentable exteriormente. Para ello se volvió a crear el Ministerio de Exteriores, que estaría bajo la mano del político católico Alberto Martin Artajo, antiguo diputado de la CEDA. Además de los cambios «cosméticos» del régimen, Franco optó por la resistencia a ultranza que se basaba en la creencia de que la alianza entre Estados Unidos y Gran Bretaña con la Unión Soviética pronto se rompería, dada la incompatibilidad de los proyectos políticos y socio económicos que ambas partes propugnaban, y que al final las potencias occidentales acabarían aceptándole ante el peligro comunista. Eso fue lo que le aconsejó su hombre de confianza, Luis Carrero Blanco en un informe confidencial entregado a finales de agosto de 1945, tras la condena del franquismo por la Conferencia de Potsdam.

Licencia Creative Commons
Mafia en Madrid por Factoría del Rol se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.
Permisos más allá del alcance de esta licencia pueden estar disponibles en contacto@factoriadelrol.es.